Lalo y la calidez de Cent’anni como factor de éxito. Crear el lugar de los amigos.

Lalaor

Conocí a Lalo hace algunos meses en un evento bastante sui generis. Una elegantísima boda con presencia del presidente de la república. Y al final hay personas con las que automáticamente creas empatía por pitorrearte de las mismas cosas.

Lo que me resulta indudable es la capacidad de Lalo no solo de darle la vuelta a un concepto y crear un lugar con muchísimo cariño y calidez.

La entrevista no podría salir diferente. Un montón de risas antes, durante y después. Imposible no visitar a Lalo algunos días después de la entrevista en su restaurante, donde los jueves el lugar se disfraza de foro y la comida es acompañada por un grupo de música excelente. Un lugar tan cálido como su dueño. De no perderse.

Los 10 Restaurantes de Agosto

Como empecé en julio, ahora voy a hablar de 10 restaurantes que visité en agosto. Sin ser los de moda, los nuevos o los típicos… a ver que opinan.

Loma Linda

El clásico de las Lomas sigue siendo un must de ambiente y la terraza de arriba es espectacular para una buena comida y sobremesa. A diferencia de algunas experiencias pasadas, esta vez el servicio fue perfecto y la comida excelente. Qué buena noticia que a pesar de tantos años de éxitos no se duerman en sus laureles. El lugar es caro, eso se sabe de antemano, pero la comida y el lugar lo valen.

Café La Gloria

Uno de los precursores de la Condesa es este lugarcito en el pleno corazón de Michoacán. El lugar es agradable y sencillo. La comida fue muy cumplidora para una cenita tranquila entre semana y los precios son muy justos. Pedimos un estofado que tenía muy buen sazón aunque ligeramente seco y una carne bastante buena. Es el perfecto lugar “safe” para cenar rico, agradable pero sin mayor pretensión.

Apostolis:

Este se cuela en la lista aunque está en La Paz, Baja California. Apostolis es un restaurante griego donde el dueño atiende y cocina. Cada vez me he vuelto más fan de este tipo de comida. Me parece que cumple con una tendencia mundial a enaltecer el ingrediente principal: El pulpo, el pescado, el cordero, etc.. En esta ocasión nos sirvieron un pescado exótico que se llama Totoaba que al parecer está prohibido en pesca abierta, pero al señor Apostolis se lo traen de un criadero. Definitivamente de los mejores pescados que me he comido (lo recomiendo mucho al limón). Si andan por la Baja, no dejen de visitar este pequeño gran lugar.

Bravo Lonchería:

Este puede ser mi descubrimiento del mes. Está como a 8 cuadras de mi casa y el lugar tiene toda la onda. Es chico, sin mayor pretensión pero verdaderamente delicioso. Es de los creadores del foodtruck Primario. Su especialidad son diferentes tortas gourmet que están para revivir un domingo. Yo probé 2. Una de huauzontle, que donde vean la palabra huauzontle pídanlo; y otra de short rib. Al final salí feliz y un poco lleno. la caminata de regreso a casa me hizo sentir menos culpable. Increíble un lugar al que puedes llegar en chanclas, solo y regresar a tu casa totalmente satisfecho.

Maison de Famille:

Leí de manera repentina un montón de comentarios sobre este lugar. Al parecer nace de los dueños del legendario Champs Elysées de Reforma y con esa carta de presentación llegan a la calle de Colima en la Roma. El restaurante me pareció enorme, tanto que al final siento que le resta más de lo que le suma. La comida me pareció buena, en particular una salchicha en cama de lentejas que fue sin duda lo mejor que probamos. Siento que, como todo restaurante nuevo tendrá sus días buenos y no tan buenos en un inicio, y la experiencia del grupo que lo respalda (y las criticas que leí) me hacen pensar que quizás no fue su mejor día. Cocina y sazón aparte, creo que el lugar tiene un gran reto en volverse cálido y acogedor con tanto espacio. Ya veremos. Mesas llenas siempre ayudan.

Gloutonnerie:

No conocía este ya clásico de campos elíseos. Fui a festejar el cumpleaños de una persona muy querida y definitivamente este lugar cumple las expectativas de un buen sitio de festejo. La terraza de arriba está espectacular y me pareció muy interesante la manera en que ofrecen los vinos. Recomiendo pedir un montón de cosas al centro para probar de todo, que es delicioso. Imperdible el bacalao con trufa… Eso sí, barato barato no es… pero lo vale.

Campotoro:

Una propuesta nueva en Polanco de comida española que le viene muy bien a la zona. Campotoro, a pesar de que llegamos pensando que era así, no tiene nada que ver con el Merotoro, pero se desquita muy bien. Tiene una amplia selección de tapas y la carta de vinos está muy bien. El sazón y calidad de la comida fue muy bueno. Tiene una terraza que da a Polanquito, pero elevada, por lo que te evitas el paso constante de ambulantes y limosneros. Bienvenido a la zona!

Ojo de Agua:

No conocía este pequeño gran spot de la condesa. Fui un sábado a desayunar y me sorprendió la cantidad de gente. Después de esperar un poco, conseguí un par de asientos en la mesa interior. El lugar tiene muchísima onda porque a pesar de ser un local pequeño, vende fruta, productos orgánicos, y tiene una gran cocina. Yo le entré a los desayunos que estaban de diez. La verdad vale mucho la pena conocerlo, y si consigues una de las 2 mesas que dan hacia la calle, seguramente te podrías instalar ahí por horas. Punto extra, los dueños atienden. No lo probé pero todo mundo recomienda: La hamburguesa de atún.

Cent’anni:

Llevaba varios años sin ir y me sorprendió la calidez y onda del lugar. A pesar de estar en una esquina hasta cierto punto desolada, Cent’anni tiene vida propia. La comida es una acertada oferta de platillos italianos de excelente calidad en sus ingredientes y preparación. Yo fui una noche de jueves donde toca un grupo que lo hace muy bien y le da un gran ambiente al lugar, sin embargo el volumen puede ser un poco alto si no te interesa tanto la música, por lo que si quieres ir ese día te recomiendo reserves en terraza. Las pizzas (la de papa) son gloriosas y la alcachofa a los 4 quesos imperdible. Lalo el dueño casi siempre está ahí para tratarte de lujo.

Rokai:

El ya clásico de la Cuauhtemoc no decepciona ni parece bajar su calidad por ningún motivo. Afortunadamente ya se bajó un poco el rush inicial y ahora es mucho más fácil conseguir un espacio en la barra en las noches entre semana. El menú del día es regla, el trato siempre es bueno y la calidad/cantidad para los tragones como yo es idónea. Definitivamente uno de los mejores lugares de la colonia y sin duda el número uno de comida japonesa de esta parte de la ciudad.